Hombre que vendió su alma al diablo testifica que Cristo lo rescató

Durante casi dos décadas, Kevin Kirchen, de 58 años, dijo que tuvo conversaciones frecuentes con el diablo mientras trabajaba como stripper y luego como estrella porno.

Kevin conoció a Dios al momento de querer quitarse la vida, escucho la voz de Dios que le impidió suicidarse.

Al crecer, Kirchen dijo que se sentía rechazado por su familia. Su padre murió cuando él tenía 12 años, y dos años después, su madre lo abandonó en una comisaría tras elegir a su novio antes que a él.

Después de vivir en diferentes lugares, Kevin encontró refugio en la iglesia y aceptó a Jesucristo como su salvador.

Al cumplir una mayoría de edad, su familia adoptiva les dijo que ya no podían seguir viviendo con ellos, por lo que se quedó sin hogar a los 17 años.

Dijo que comenzó a hablar con Satanás cuando era adolescente porque carecía de sentido de pertenencia.

«No tuve una infancia normal. Me había dado por vencido con Dios. Estaba luchando con Jesús y quería al diablo porque estaba molesto con Dios», dijo Kirchen.

La depresión de Kirchen empeoró cuanto más trabajaba como estrella porno. Sentía que no tenía a nadie a quien acudir en busca de ayuda. Una noche, trató de suicidarse. Fue a un campo abandonado con un arma.

«Estaba listo para apretar el gatillo y terminar con este lío. Y tenía todas las intenciones de hacerlo. Puse el arma en mi boca, y mientras presionaba el gatillo, escuché, ‘no lo hagas’». . Te amo’», recordó Kirchen.

«Saqué el arma y no había nadie allí. Quiero decir, era un campo vacío sin nadie en millas. Y luego, lo escuché de nuevo. ‘No lo hagas. Te amo’».

Kirchen dijo que salió del campo ese día sabiendo que Dios le habló. Aunque siguió trabajando como estrella porno durante algunos años más, dijo que Dios seguía tirando de sus fibras sensibles.

Cuando decidió dejar la industria del porno, Kirchen comenzó a buscar en línea una pareja romántica. Kirchen conoció a una mujer llamada Patrice en una aplicación de citas, con quien se casó en 2012. Patrice llevó a Kirchen a la iglesia. Ese mismo año restableció una relación con Cristo y fue bautizado.