Más de 2.000 personas exigen la liberación de un pastor encarcelado por el gobierno de Cuba

Más de 2.000 personas han firmado y se han sumado a la petición de liberación de un pastor cristiano que fue encarcelado por el gobierno comunista de Cuba, luego de participar en protestas pacíficas que se desataron en el país el pasado mes de julio. Se dice que las autoridades no lo están tratando correctamente.

El grupo cristiano Christian Solidarity Worldwide (CSW), con sede en el Reino Unido, presentó hace poco una petición con 2.070 firmas a la embajadora cubana Bárbara Montalvo Álvarez en la embajada de la nación en Londres.

La solicitud pide la liberación del pastor Lorenzo Rosales Fajardo, quien lleva más de dos meses detenido, sin juicio, tras ser arrestado por participar en las protestas más grandes registradas en Cuba en las últimas dos décadas, en medio de la crisis pandémica, donde hay escasez de productos de primera necesidad.

Fajardo fue detenido en Palma Soriano por agentes de seguridad del Estado, siendo trasladado al poco tiempo al Penal de Máxima Seguridad de Boniato, ubicado en la ciudad de Santiago de Cuba.

Pocas horas después de que estallaron las protestas, el presidente del país, Miguel Díaz-Canel, motivó a los partidarios del gobierno a enfrentar a los manifestantes en las calles.

El pastor Fajardo, quien ha dirigido la iglesia Monte de Sion por más de 20 años, ha sido acusado de cargos como «falta de respeto» y «desorden público».

Ambas imposiciones podrían darle una pena en prisión de entre 3 y 20 años. Los medios internacionales señalan que gran parte de su estadía en en centro penitenciario ha estado incomunicado, y las autoridades no le dejan ejercer libremente los derechos que le corresponden.

«CSW sigue apoyando a la familia del pastor Lorenzo Rosales Fajardo mientras esperan que este esposo y padre regrese a casa», dijo Anna-Lee Stangl, jefa de defensa de Christian Solidarity Worldwide.

El grupo también espera enviar un mensaje al gobierno de Cuba, para hacerle entender que los ojos del mundo los están mirando, destacando que su trato al predicador es totalmente inaceptable.

De acuerdo con CSW, las autoridades penitenciarias ni siquiera le permiten a su esposa, Maridilegnis Carballo, visitarlo. El único contacto que tienen son algunas llamadas telefónicas en ciertas ocasiones, con una duración máxima de tres minutos.

Se dice que ella y el hijo de 17 años que tiene en común con Fajardo también han sido amenazados con sufrir repercusiones si continúa hablando sobre la difícil situación de su esposo.

El caso del predicador ha tomado relevancia nuevamente, tras observarse que no se le hace justicia y que el gobierno no da su brazo a torcer respecto a esto.

Aunque cabe mencionar que al parecer ya las autoridades lo tenían en la mira, pues tiene un historial de persecución que se remonta hasta años atrás. Es sabido que el gobierno de Cuba tampoco es muy tolerante con la fe cristiana, pero los creyentes de la nación siguen manteniéndose firmes a pesar de las adversidades.